El cuerpo del pequeño tenía lesiones anteriores, golpes, mordeduras y quemaduras. La madre, separada del padre biológico, tenía la tenencia. “La justicia nunca me escuchó”, escribió el papá del nene en su Facebook

El brutal asesinato de Abel Lucio Dupuy, de 5 años, conmociona a Santa Rosa y a toda la provincia de La Pampa. Durante la madrugada de este sábado, la madre llevó al pequeño convulsionando a una sede policial. Le hicieron RCP y lo trasladaron a un hospital, donde se certificó su muerte.

Después de confirmada la muerte de Lucio, hubo allanamientos en la casa que compartía la pareja con el niño. A las mujeres se les secuestraron los celulares. El caso está a cargo de la fiscal Verónica Ferrero. Páez está acusada de homicidio simple, en tanto que a la madre de Abel la acusan de homicidio agravado por el vínculo.

Durante la madrugada se realizó la autopsia y el forense Juan Carlos Toulouse informó que el nene «murió por los traumatismos varios que tenía. Y sufrió una hemorragia interna». Los indicios muestran que recibió una paliza.

El caso de Lucio desnudó, además, omisiones y malas decisiones del sistema judicial. Trascendió que el pequeño presentaba lesiones anteriores.

​»Tenía mordeduras, quemaduras de cigarrillos, golpes con objetos contundentes, de todo. Nunca vi algo parecido», dijo una fuente judicial que tuvo acceso a la operación de autopsia.

​En diálogo con Clarín, la fiscal Ferrero explicó que la imputación contra las mujeres «puede agravarse con las pruebas que se sumen». Una de ellas es el informe final del forense Toulouse, a quien la fiscal le pidió aclaraciones del informe preliminar.

Una de la precisiones es el tiempo de la agonía del pequeño. Ferrero detalló que la agresión fue en la noche del viernes y que alrededor de las 21.30 el nene falleció.

Entre las pruebas recolectadas en la investigación están las imágenes de un cámara de seguridad de un vecino, ubicado frente al departamento donde se cree que fue golpeado Lucio.

El Mensaje del Abuelo

El abuelo de Lucio Dupuy, el niño asesinado brutalmente en La Pampa, habló sobre el crimen de su nieto y acusó a Magdalena Espósito Valenti y Abigail Páez -ambas detenidas- de haber matado al niño de cinco años.

En una entrevista con el medio En Boca de Todos HD de General Pico, Ramón no pudo ocultar su dolor: “La gente se tiene que enterar todo lo que pasó mi nieto. La propia madre y su pareja lo mataron. No sé cómo explicarlo, es algo que no tiene sentido, no tiene lógica. Es un dolor inmenso”.

A su vez, Dupuy remarcó que habían solicitado la tenencia en varias oportunidades por los maltratos que sufría el niño de cinco años. “Hace tres o cuatro años que viene ella que no lo puede sostener al nene. No lo podían tener y (con su pareja) decidieron dárselo a mi hijo mayor, ni a mí me lo quisieron dar. Yo lo pedí diez mil millones de veces”, cuestionó.

En ese sentido denunció que en el último tiempo la madre de su nieto le cobraba “tres mil pesos para verlo por videollamada”. Para graficar el nivel del maltrato, Dupuy explicó: “Cuando lo retaban ese nene se hacía pis encima porque les tenía pánico”.

Este domingo La Pampa realizará una marcha en reclamo de justicia por su nieto. “Espero que vaya gente y que no haya otro Lucio. Señores jueces pónganse las pilas y que no maten más criaturas”, completó, ya con su mano cubriéndose el rostro, ocultando las lágrimas y la desazón.

En la continuidad de su relato, Ramón Dupuy adjudicó el trágico desenlace a las drogas y a que la justicia no realizó lo necesario para alejar a Lucio de su madre. Espósito Valenti lo llevó al niño convulsionando a una sede policial donde le hicieron RCP y luego lo trasladaron a un hospital donde finalmente falleció.

“Se lo dije a la familia de ella y a todo el mundo, y nadie me quiso hacer caso. Hoy perdimos una criatura de cinco años matada a golpes por la maldita falopa. Fíjate cuál es la consecuencia de las drogas. Ellas lo mataron a golpes. ¿Por qué?”, preguntó, con un profundo pesar.

Con respecto al accionar de la justicia, explicó que antes de que se cumplieran los dos años, la madre perdía la patria potestad, pero que una semana antes alguien se lo sacó. “A ese juez o jueza, a esa abogada, que me mire a la cara. Le dije, ‘esa criatura terminal mal, porque algo le van a hacer’. Y me lo mataron, la propia madre y su pareja”, expresó.

“Le pido a los jueces, cambien esto para que no haya otro Lucio. Esto no es justo, no todas las madres tienen la patria potestad por ser buenas personas. Hay madres que lo son, pero hay otras que son unas perras, que dejan tiradas a las criaturas”, lamentó indignado el abuelo.

Por orden del juez Néstor Ralli, la madre de Lucio quedó detenida, acusada de homicidio calificado por el vínculo, un delito que prevé una pena de prisión perpetua, mientras que su pareja también está detenida e inculpada por homicidio simple, con una pena probable de entre 8 y 25 años.

La fiscal Verónica Ferrero aclaró que permanecerán detenidas “hasta la finalización del proceso” y que evaluarán si agravan la calificación jurídica, “con base en elementos que vayan surgiendo en la causa”.

Cabe destacar que la madre de Lucio dio dos versiones sobre el crimen de su hijo. “Me entraron a robar, lo dejé solo dos segundos y el nene se cayó”, le explicó en un primer lugar a un vecino que trataba de ayudarlas.

Pero luego, frente a los médicos, cambió la versión de lo ocurrido y aseguró que había dejado unos 15 minutos solo a su hijo, y que cuando regresó lo encontró descompuesto.

Comentarios de Facebook

Comentarios