El delito que fue perpetrado por un ex empleado de la empresa generó un perjuicio económico a la misma, ya sustrajo diez baterías, y también a la sociedad que se quedó sin el servicio.

La investigación se inició a partir de la denuncia realizada por la empresa TELECOM SA ante el Ministerio Público Fiscal por un robo cometido por un ex empleado en Villa Benjamín Aráoz. En tanto, la audiencia fue requerida por el MPF con el objeto de formalizar la investigación, convalidar la aprehensión, formular cargos y solicitar medidas de coerción.

El MPF acusó a Jorge David Lizárraga, de 42 años, por los delitos de robo y entorpecimiento del servicio de comunicación telefónica, en calidad de coautor. En fecha a determinar, Lizárraga junto a otro sujeto, se hicieron presentes en un Renault Twingo, en el predio del kilómetro 54 de la ruta 304, en el paraje de Tanque de Agua, en Villa Benjamín Aráoz, lugar en la que se encuentran las antenas de señales pertenecientes a la empresa TELECOM SA.

“Es un delito que provoca un gran daño patrimonial a la empresa de telefonía, ya que el monto de los bienes sustraídos estaría estimado en 6 mil dólares, pero sobre todo que causó un perjuicio contra la sociedad, que se vio privada del servicio de comunicación”, indicó el auxiliar de fiscal Rodrigo Bilbao, que actuó en la audiencia por delegación del fiscal Pedro León Galló, titular de la Unidad Fiscal de Robos y Hurtos II.

El auxiliar de fiscal destacó la vigencia de los peligros procesales de riesgo de fuga y obstaculización de la investigación, solicitando contra el acusado la prisión preventiva por un mes, al considerar ese plazo razonable para completar la investigación penal preparatoria (IPP) y avanzar a la siguiente etapa. La solicitud del MPF fue avalada por la jueza actuante.

Lizárraga era un ex empleado de la empresa y la persona encargada del entierro de las baterías. Actualmente, tendría una empresa que brindaría servicios de internet con elementos adquiridos ilícitamente.

El caso

La investigación surgió como consecuencia del robo de diez baterías desde una antena perteneciente a la empresa TELECOM, en la ruta 304. Una fotografía de un vehículo aportada por un testigo fue clave, ya que en la imagen se observa el Renault Twingo, se logra identificar el número de patente y establecer su propiedad y de la persona autorizada a conducirlo.

Personal técnico advirtió el faltante una semana atrás. Las baterías estaban bajo tierra o adheridas con pegamento. Los ladrones ingresaron al fondo del predio. Lizárraga fue aprehendido por personal policial en avenida Colón al 600.

Comentarios de Facebook

Comentarios