Gimnasia y Esgrima La Plata logró su primer triunfo desde la llegada de Diego Armando Maradona. Fue 4 a 2 como visitante frente a Godoy Cruz de Mendoza.

Con su triunfo ante el Tomba, que terminó con nueve por las expulsiones de Joaquín Varela y Miguel Jacquet, logró salir del fondo de la tabla pero no así de la última posición entre los promedios.

Después de tres derrotas con él en el banco -siete, en total-, Maradona decidió cambiar los planes: llevó los entrenamientos de Estancia Chica al predio de la AFA en Ezeiza y el viernes a la mañana, después de una práctica de fútbol que no le gustó, pateó el tablero con cuatro cambios. La apuesta por uno de ellos, Nicolás Contín -reemplazante de Pablo Velázquez-, le dio resultados al minuto de juego, cuando el Lobo rompió el cero.

El gol llegó después de una presión alta de Gimnasia, que articuló rápido sus piezas. El pibe de 23 años encontró el hueco y sacó el remate cruzado desde afuera del área que se metió entre dos rivales, dio en el palo derecho del arquero Andrés Mehring y se metió. El delantero se demoró apenas unos segundos -los que le llevó saludar a sus compañeros- en ir hacia el banco a abrazar a Maradona, una práctica que se repitió en cada uno de los cuatro goles que gritó el Lobo.

Desconcertado, al Tomba le costó entrar en juego y varias veces se salvó del segundo por la imprecisión de la visita. No la tuvo, en cambio, Víctor Ayala cada vez que se paró frente a la pelota para probar de tiro libre, después de una hermosa doble pared entre Comba y García que fue derrumbada con una falta. Quizás contagiado por la presencia de Maradona, el paraguayo mostró que su pierna derecha puede ser tan hábil como la zurda del Diez y a los 43 anotó el 2-0.

La contra, sin embargo, fue letal. Juan Brunetta jugó la pared con Valentín Burgoa y en el mano a mano con el arquero Arias no dudó. Diego se llevó las manos a la cabeza: el descuento ya estaba en marcha y era tiempo de pensar en cómo mantener la victoria en Mendoza, donde el Tomba necesitaba recuperarse de dos caídas consecutivas.

 El destino parecía hacerle un guiño a Diego apenas comenzado el segundo tiempo. Joaquín Varela, que le había entrado muy fuerte a Germán Guiffrey en el primer tiempo, vio la roja por una dura falta a José Paradela a los seis minutos. Y a los 14, ante un flojo control de Contín en el área, Breitenbruch casi mete la pelota en su propio arco en un intento por despejar.

Pero el Lobo falló en el fondo -Caire jugó al medio en una salida y complicó a sus compañeros- y Godoy Cruz volvió a festejar mediante Brunetta, que lo empató a los 16.

 Gimnasia no podía aprovechar el hombre de más en la cancha, Contín se movía como un lobo solitario arriba y el panorama se oscurecía en Mendoza. Hasta que Jacquet, también por doble amarilla, dejó al local con nueve y el desenlace se precipitó. De esa falta nació el tiro libre del segundo gol de Ayala, a los 37, y con espacios Matías García quedó mano a mano con Mehring y definió para el 4-2.

 Maradona, entonces, elevó su cabeza al cielo y recordó a Doña Tota. “No quiero más reconocimientos, quiero puntos ahora”, confesó en Fox Sports apenas terminó el partido. Mendoza, donde Gimnasia rompió además una racha de 13 partidos sin ganar como visitante, tal vez pueda ser el inicio de ese arduo camino para quedarse en Primera.

Fuente: https://www.eldiario24.com/nota/deportes/435405/maradona-cronsguio-primer-triunfo-mendoza.html

Comentarios de Facebook

Comentarios