Con tan sólo 21 meses de edad, Ollie Trezise ya sabe lo que es sufrir, pero nunca dejar de sonreír.

Es que este pequeño galés nació con una rara enfermedad por el cual el tejido cerebral creció por la cavidad craneana y le provocó una protuberancia en la nariz, según informó el diario británico DailyMail y otros medios locales.

Su mamá, Amy Poole (22), declaró que es «un niño valiente y feliz».

«Para mí, Ollie es perfecto. Él es mi Pinocho en la vida real y no podría estar más orgullosa», dijo, y denunció que en más de una oportunidad fue bombardeado con comentarios crueles por su aspecto, y que hasta le dijeron que «nunca debería haber nacido».

A ella poco le importó.

Los médicos detectaron que algo andaba mal cuando le realizaron una tomografía a las 20 semanas y una resonancia magnética confirmó que tenía un bulto y se trataba de encefalocele. A medida que el niño fue creciendo, también lo hizo la protuberancia.

El pequeño se sometió a diversas y dolorosas cirugías para poder respirar. «Después de la operación, tenía una enorme cicatriz en la cabeza. Debió tener mucho dolor, pero él siguió sonriendo y su positividad hizo todo más fácil para mí», contó Poole.

Valió la pena: el chico ahora se recuperó totalmente y disfruta de jugar con su hermana mayor, según palabras de su mamá.

 

Fuente:http://www.clarin.com/sociedad/conmovedora-historia-Pinocho-vida-real_0_1485451757.html

Comentarios de Facebook

Comentarios