El bono de $ 5.000 ayudaría a los salariados este fin de año

Noticias en Tucuman

“El bono de fin de año negociado por el Gobierno, la CGT y las cámaras empresariales permitiría aumentar entre un 3% y un 10% la masa salarial de fin de año”. Así lo indicaron economistas del Instituto de Estudios sobre la Realidad Argentina y Latinoamericana (Ieral) de la Fundación Mediterránea, en un informe sobre la realidad económica de la Argentina difundido días atrás.

En el trabajo, los expertos señalaron que el bono de compensación, con un monto fijo independientemente del nivel del salario de cada trabajador, resulta un instrumento adecuado para un escenario como el actual, con deterioro del poder adquisitivo generado por el impacto inflacionario de la devaluación.

“En la medida en que se espere una desaceleración de la inflación de cara al 2019, esta opción es preferible a la reapertura de las paritarias”, estimaron los economistas Marcelo Capello y Gerardo García Oro.

En este sentido, los expertos dijeron que al tratarse de una suma fija, el impacto de la compensación varía según cada nivel de remuneraciones. “Pero, además, hay que tener en cuenta que la actualización de los salarios en 2018 es muy heterogénea, con acuerdos paritarios de entre el 14,4% y el 48,4% anual”, argumentaron.

Los analistas señalaron que la incidencia de un bono de $ 5.000 alcanza al 26% del salario mensual de un trabajador de la construcción, al 9,9% de un bancario y al 14,5% de un camionero.

“En un año en que los salarios reales caen como consecuencia de una devaluación, más que una reapertura de paritarias, puede ser necesario un pago extra de monto fijo en los salarios, que alivie la situación para los trabajadores (especialmente los de menores ingresos) y que deje la renegociación salarial para el año subsiguiente”, advirtieron.

Los economistas acotaron: “está claro que dicha solución no compensa la caída del salario real ocurrida en el año, pero puede servir de puente hacia una macroeconomía más competitiva, mientras se siguen implementando reformas estructurales, que demoran más tiempo”.

Estrategia apropiada

Asimismo, consideraron: “en este contexto, luce apropiada la estrategia del pago de un bono a fin de año en meses que suelen resultar conflictivos socialmente”. Y explicaron que por definición existirán sectores en que dicho pago les agravará la situación (especialmente a las pequeñas y medianas empresas (PyME) que dependen más del mercado interno y que para la mayoría de los trabajadores no compensará la caída en el poder adquisitivo operada este año, como se pretende hacer creer.

En el marco de estas consideraciones y a los fines de evaluar su potencial impacto, el trabajo señala que si se pudiera acabar implementándose esta medida sobre el total de trabajadores registrados del ámbito privado y público (asumiendo para éstos también un bono de $ 5.000), sumado a las compensaciones entre pasivos y beneficiarios de la AUH, el efecto sobre la masa salarial ampliada del bono tendría una dimensión de 0,9% del PBI. “Esto podría amplificarse si en los sectores informales, en los cuales se desempeñan 8,5 millones de trabajadores, se imitara dicha medida. Añadiendo el efecto del aguinaldo, el incremento en la masa salarial ampliada (salarios, jubilaciones, planes sociales) a lo largo de estos meses (septiembre-2018 a enero-2019), representaría 2,1% del PBI, lo que implicaría un impacto positivo en términos de reactivación del consumo y la actividad comercial en esta época del año.

En caso de implementación parcial de la medida, por ejemplo que alcance al 50% de los asalariados, tendría un efecto compensador de 0,5 puntos porcentuales en la pérdida de la masa salarial real, que podría amplificarse a 0,7 puntos si también se imita en entornos informales.

Fuente: La Gaceta 

Comentarios de Facebook

Comentarios

Noticias en Tucuman