Caso Facundo Ferreira: No había ADN del niño en el arma que dicen que disparó

Noticias en Tucuman

Una pericia realizada al arma secuestrada en el sitio en que cayó muerto Facundo Ferreira, de 12 años, podría dar un giro a la causa. En el arma que la Policía asegura que el menor usó para disparar no se encontró ADN del niño.

 El hecho ocurrió el 8 de marzo en la zona de El Bajo. Según la versión de la fuerza de seguridad, los policías Nicolás González Montes de Oca y Mauro Gabriel Díaz Cáceres se cruzaron con seis sujetos que se movilizaban en tres motos y que, al comenzar la persecución, abrieron fuego contra los uniformados. Por ello, se indicó, los agentes respondieron el ataque, primero con balas de goma y luego con sus pistolas reglamentarias 9 milímetros. Una de esas balas dio en la nuca del menor, terminando con su vida.

 En la esquina del pasaje Río de Janeiro y Avenida Avellaneda, donde cayó Facundo, se encontró una pistola calibre 22 con la que, asegura la versión oficial, los menores dispararon contra los uniformados. Ante la imposibilidad de cotejar huellas digitales, la fiscal Adriana Gianoni ordenó una pericia de ADN. Pero el resultado fue negativo: en el arma no habían rastros de que el menor la hubiera usado. Tampoco había material genético de los policías ni de ninguna otra persona, por lo que no es posible –al menos a través de esta prueba- determinar quién la utilizó. De todas maneras, la Fiscal profundizará la búsqueda de material genético en las cachas de la pistola.

EL PRIMER PARTE POLICIAL ASEGURABA QUE ERAN DOS LAS ARMAS HALLADAS, PERO LUEGO LA POLICÍA ACLARÓ ANTE LA JUSTICIA QUE SE HABÍA TRATADO DE UN “ERROR DE TIPEO” Y QUE LA PISTOLA ERA SÓLO UNA.

 

El dermotest dio positivo tanto en los policías como en la víctima y su amigo, de 15 años, que manejaba la moto en la que se conducían los menores. Sin embargo, esa prueba reacciona no sólo a la manipulación de armas de fuego sino también de nafta, algunos elementos mecánicos y otras sustancias provenientes de la farmacéutica. Por eso, la fiscal ordenó que se realice una prueba conocida como “barrido electrónico”.

EL “MICROSCOPIO ELECTRÓNICO DE BARRIDO” SE REALIZA EN SALTA Y BUSCA DETERMINAR CUÁL ES EL ORIGEN DEL POSITIVO QUE DIO EL DERMOTEST.

Si se encuentran en las manos del menor rastros de fulminante (elemento de las armas de fuego que originan el disparo de la pólvora) cobrará fuerza la versión de la policía, de que el niño disparó la pistola.

En cambio, si la pericia da negativo, se podrá descartar que el niño haya abierto fuego. En ese caso, el falso positivo del dermotest podría haberse originado en el armado y desarmado de la moto de su amigo, actividad que sus familiares aseguran que realizaba con frecuencia y que, esa misma noche, dicen que estuvo haciendo.

El 24 de abril se comenzará a realizarse la pericia en el laboratorio de Salta. Cuando los resultados estén listos, recién podrían declarar los policías que –según anticipó la fiscal Gianoni- quedarán imputados, aunque no se anunció por qué delito. Recién entonces, los familiares de Facundo podrán tener acceso al expediente

Cocaína y marihuana

No se pudo realizar pruebas de drogas sobre el cadáver de Facundo, porque no había orina para la muestra. En tanto, el test de consumo de marihuana dio positivo en el amigo de Facundo que conducía la moto.

 En tanto, pruebas de cocaína y marihuana dieron positivo en Cáceres, el policía que manejaba la moto que perseguía a los niños. Aunque sobre la marihuana no hay dudas, fuentes de la Fiscalía advirtieron que la reacción a la cocaína se puede haber producido por masticar hojas de coca. Por eso, se está buscando en otras provincias algún laboratorio que pueda cuantificar los elementos hallados para determinar si el policía consumió la droga ilegal o no.

 La situación de Cáceres se complica, de esta manera, por haber estado bajo los efectos de al menos una droga en servicio. Además, se comprobó que también disparó su arma. El disparo mortal provino del arma de su compañero, Montes de Oca, que iba en la misma moto en la parte trasera.

LAS PERICIAS DE ADN COMPROBARON QUE LA MISMA BALA QUE MATÓ A FACUNDO HIRIÓ A SU AMIGO. EL PROYECTIL ENTRÓ POR LA NUCA DE LA VÍCTIMA Y SALIÓ POR LA FRENTE. LUEGO, ROZÓ LA CABEZA DEL ADOLESCENTE DE 15 AÑOS QUE CONDUCÍA LA MOTO EN QUE SE DESPLAZABAN.

En total, se secuestraron cuatro armas: una escopeta policial, dos pistolas 9 milímetros también reglamentarias y la 22 que, aseguran la fuerza de seguridad, usaron los menores. Se encontraron dos vainas de esta última. La pistola que más proyectiles disparó fue la del oficial Montes de Oca, que iba atrás en la moto que conducía su compañero Cáceres.

Fuente: http://www.quediario.com.ar/2018/04/20/no-habia-adn-de-facundo-ferreira-en-la-pistola-con-la-que-dicen-que-disparo/

Comentarios de Facebook

Comentarios

Noticias en Tucuman